Go to Top

La natamicina usada en los análisis oficiales para asegurar la seguridad alimentaria

Pese al cuidado y la gran responsabilidad de la industria alimentaria para ofrecer la máxima calidad y mínimo riesgo para l@s consumidores, eventualmente se pone de manifiesto que los riesgos de infección alimentaria existen, y a través de los medios de comunicación se difunden las alertas alimentarias.

Este verano en España ha tenido lugar una muy grave crisis alimentaria que en principio era de ámbito local y no se extendió al nacional por la realización de inspecciones exhaustivas a más industrias relacionadas con el foco donde se detectó por primera vez.

Afortunadamente, la industria alimentaria y las administraciones sanitarias cuentan con la investigación y la industria química y farmacéutica para suministrarles los más fáciles de usar, precisos y rentables métodos de análisis para la identificación de microorganismos perjudiciales para la salud humana.

Los medios de cultivo permiten detectar y diferenciar microorganismos patógenos de forma rápida y fiable, por ausencia/presencia de colonias. La natamicina está presente en estos medios para inhibir el crecimiento de levaduras, para evitar que el medio se contamine con otros cultivos.

La natamicina forma parte de estos kits, junto con otras sustancias activas, por ejemplo para identificar Legionella y Brucella. En concreto, la natamicina forma parte de medios de cultivo cromogénicos que permiten la identificación fácil y rápida de las colonias de microorganismos peligrosos para la salud humana por su color intenso.

La presencia de Brucella se analiza en productos lácteos, y la carne de la mayoría de especies con valor ganadero. Produce la enfermedad conocida como brucelosis, que se transmite de animales a humanos.

La Legionella tiene su origen en el agua y su mecanismo de transmisión es completamente diferente al de la Brucella. La legionelosis no se transmite al beber agua, ni a través de los alimentos, ni de animales a personas, ni siquiera entre personas. Procede de aguas estancadas que circulan por las grandes instalaciones de refrigeración de edificios, y se transmite por la difusión del aire que pasa por esos circuitos para enfriarse.

Además de los organismos locales y nacionales de cada país miembro, la Unión Europea cuenta con el protocolo RASFF (siglás en inglés de Rapid Alert System for Food and Feed) para la notificación de alertas entre países. Según datos de este organismo, en el año 2017 hubo casi 4000 notificaciones en la Unión Europea, de las cuales casi la cuarta parte fueron alertas, es decir indicativas de riesgo grave para la salud, dignas de una intervención inmediata.

Para atender una alerta alimentaria de forma eficiente, la rapidez en el diagnóstico de las infecciones en su origen es fundamental, junto con la comunicación entre la/s empresa/s implicadas con las administraciones públicas en la difusión de la alerta y las acciones encaminadas a eliminar los alimentos contaminados del mercado de la manera más segura y rápida.

medios de cultivo con natamicina

 

Summary
La natamicina usada en los análisis oficiales para asegurar la seguridad alimentaria
Article Name
La natamicina usada en los análisis oficiales para asegurar la seguridad alimentaria
Description
Los medios de cultivo permiten detectar y diferenciar microorganismos patógenos de forma rápida y fiable, por ausencia/presencia de colonias. La natamicina está presente en estos medios para inhibir el crecimiento de levaduras, para evitar que el medio se contamine con otros cultivos.
Author
Publisher Name
vgp
Publisher Logo