Go to Top

Etiquetado de la natamicina y el resto de aditivos en los envases alimentarios

La reglamentación de la natamicina incluye su clasificación dentro de las 27 categorías de aditivos alimentarios y su código numérico específico conocido como número E.

El código E (europeo) aparece en las etiquetas que cubren el envase de los alimentos para facilitar la información a los consumidores sobre la seguridad alimentaria del producto.

Sólo tienen un número E aquellos aditivos que la Unión Europea autoriza porque los considera seguros.

Para el caso específico de la natamicina, se clasifica como conservante y su código es el E-235.

Además, la reglamentación también se encarga de indicar a las empresas fabricantes de alimentos en que medida deben usar cada aditivo alimentario, para garantizar una excelente conservación de los productos hasta el momento de llegar a la mesa del consumidor.

Desde un punto de vista de seguridad alimentaria, las autoridades europeas establecen para cada uno de ellos el concepto de IDA (ó Ingesta Diaria Admisible) que es la cantidad máxima que de cada aditivo puede consumir una persona teniendo en cuenta una dieta media.

La IDA permite determinar el uso seguro de los aditivos en los alimentos y establecer unos valores iguales de uso para todos los fabricantes del mismo territorio, como la Unión Europea o América, por ejemplo.

La IDA es una manera práctica de determinar que el uso de los aditivos sea el mismo en todos los alimentos, independientemente de dónde se produzcan y dónde se consuman. La IDA no es igual para cada aditivo ni para cada uso en que se utiliza.

A su vez la IDA se establece y revisa continuamente gracias a las investigaciones científicas que promueve tanto la industria alimentaria como las autoridades mundiales en alimentación y sanidad.

En la Unión Europea, los aditivos cuyo uso está autorizado según la legislación actual son todos aquellos que han sido evaluados por el Comité Científico de la Alimentación Humana, y que todos los países han acordado que sean incluidos en la correspondiente legislación.

Evolución de la aplicación de los aditivos en los envases alimentarios

Igual que está en constante evolución lo que se come en el mundo, también avanza la investigación científica y la reglamentación alimentaria.

Por parte de la industria alimentaria, sin duda el envasado de los productos es uno de los aspectos que avanzan más rápido. Ya no se trata de añadir capas y capas de materiales que acumulan residuos difíciles de gestionar para el medio ambiente, sino de llegar al mínimo envasado posible que consiga que, al estar en contacto con el alimento lo proteja durante su transporte y almacenamiento hasta que llegue al consumidor final.

Eso es posible por la aplicación de aditivos alimentarios en los denominados envases activos, que además consiguen que las dosis de natamicina u otros se vayan liberando de manera gradual, sin afectar a la calidad y seguridad del alimento.

En la siguiente imagen se resume de manera gráfica el uso de nano-partículas cargadas de aditivos antimicrobianos en envases alimentarios, una de las tecnología más avanzadas que se aplica al envasado de productos alimentarios.

 antimicrobial loaded nanocarriers in food packaging

Fuente: Antimicrobial-loaded nanocarriers for food packaging applications. Science Direct. 2020.

 

Summary
Etiquetado de la natamicina y el resto de aditivos en los envases alimentarios
Article Name
Etiquetado de la natamicina y el resto de aditivos en los envases alimentarios
Description
La reglamentación de la natamicina incluye su clasificación dentro de las 27 categorías de aditivos alimentarios y su código numérico específico conocido como número E. El código E (europeo) aparece en las etiquetas que cubren el envase de los alimentos para facilitar la información a los consumidores sobre la seguridad alimentaria del producto.
Author
Publisher Name
vgp
Publisher Logo