Go to Top

El uso de natamicina para la inhibición de moho gris

El moho gris, causado por la bacteria Botrytis Cinerea, es una de las enfermedades más dañinas que puede afectar a muchas variedades vegetales antes y después de su recolección. En este caso, la natamicina – como antimicótico natural – puede ayudar a prevenir la aparición de moho gris y a prolongar la vida útil de frutas y verduras.

Moho gris: características

Uno de los factores más fuertemente implicados en la aparición de moho gris es la humedad y el cambio brusco de temperatura. La Botrytis Cinerea no solo ataca los tejidos sanos de las plantas, sino también los que están ya infectados e incluso los muertos. Además, sus esporas son capaces de resistir durante años en el suelo hasta que encuentran las condiciones favorables para su desarrollo.

La acción del moho gris no se reduce solo al fruto sino que puede atacar a toda la planta en general: las hojas se secan rápidamente y los tallos se vuelven frágiles. La morfología microscópica del micelio, los puntos de crecimiento terminales y las esporas también se transforman en un crecimiento desfavorable. Los bordes del micelio se vuelven ásperos, los puntos de crecimiento terminales se marchitan y las esporas se deforman.

Aplicación de natamicina en vegetales afectados por moho gris

La aplicación de natamicina en vegetales afectados por moho gris, tanto a temperatura ambiente como en condiciones de baja temperatura, inhibe el crecimiento de la bacteria responsable del crecimiento de este moho, pero su eficacia es mayor en condiciones de baja temperatura.

El tratamiento se puede aplicar tanto antes como después de la cosecha de los frutos, aunque la tasa de moho disminuye si se realiza antes. Tras la inmersión con natamicina, la dureza de la fruta es mayor tras 80 días de almacenamiento y la Botrytis Cinerea desaparece de la superficie de los frutos. Añadido a ello, la tasa de generación de etileno (ETH) de los frutos se inhibe también mediante el tratamiento previo de inmersión con natamicina, fenilalnina amonialasa (PAL), polifenol oxidasa (PPO) y peroxidasa (POD).

En conclusión, el tratamiento con natamicina previo a la cosecha puede ayudar mucho a controlar el moho gris y mejorar la calidad de los vegetales durante su posterior almacenamiento. Teniendo en cuenta estos datos, el diseño de ciertas medidas para la reducción de moho gris en superficie es muy recomendable, ya que con ellas los proveedores de vegetales pueden proporcionar un producto de mejor calidad.