Go to Top

El efecto de la natamicina en films compuestos por metilcelulosa y quitosano

La Conferencia Internacional sobre la Seguridad y la Innovación en el Envasado de Alimentos, celebrada en Lisboa el pasado mes de junio, presentó un estudio relacionado con el desarrollo de films de quitosano y metilcelulosa con presencia de natamicina, un potente agente antimicrobiano.

El estudio explica cómo se elaboran films y recubrimientos de quitosano gracias a la capacidad filmógena de biopolímeros naturales, y el efecto que un aditivo alimentario como la natamicina puede tener sobre estos y los films de metilcelulosa.

Para empezar, los films de quitosano se disolvieron con una solución acuosa que contenía glicerol. Tras ello, se sometió a un proceso de agitación durante 2 horas a 80 ° C, y luego 12 horas a temperatura ambiente junto con la adición de natamicina.

Por otro lado, la metilcelulosa se mezcló con agua-etanol y pasó por un proceso de homogeneización durante 5 minutos. Se añadió glicerol y la solución se mantuvo bajo agitación durante 2 horas a 80 ° C. Para contrarestar el efecto de la temperatura se añadió natamicina a los films que se encontraban a temperatura ambiente.

Tras un período de seis días, los films de metilcelulosa contenían un 70% de natamicina. Contrariamente, los films de quitosano solo contenían un 15% de natamicina después de 24 días.

La conclusión es que los films de quitosano muestran una mayor estabilidad con una estructura compacta, lo que complica la difusión de la natamicina a través de la matriz del film, algo radicalmente diferente en films de metilcelulosa que son de uso frecuente en el envasado de alimentos.